16 de noviembre de 2016

Los encimeros

Como cada mañana, multitud de seres extraños me esperan a la hora del desayuno adosados a la encimera de mi cocina. Aguardan durante toda la noche a que me levante para aparecer cuando menos te los esperas, asociados a mi cerebro en una sempiterna confabulación. En cada sorbo de café se diluyen, hasta que en el próximo se dejan ver por un instante. Cojo papel y lápiz y procuro retenerlos para siempre. Es entonces cuando desaparecen para no volver.











 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bocetos FM