15 de agosto de 2014

Mercuro cromo caducado

Foto FM

Hay a quienes no les cuesta vivir,
a los que la rutina de su existencia
 les hace olvidar que están vivos.

 Y hay quienes para poder vivir
 tienen que arriesgar sus vidas
 continuamente.

Los caramelos, caducados
 permanecían olvidados
 en el cajón del asiento trasero del coche,
 olvidados.
Allí las tijeras infantiles
de tus manos pequeñas
ocupando su espacio material
que no el tiempo,
nuestro tiempo,
ya pasado.

Y mientras, tú en la frontera,
en una frontera a la espera
incierta de un fin cauto,
agazapado
para caer al vació 
agotado de un futuro
incierto.

Tu mirada, tu sonrisa
tu cuerpo desnudo y negro
queriendo decir algo,
algo que no entiendo.

Ya mi herida no cerrada...
ya un mercuro cromo caducado.

Cuándo y a qué comprometeremos nuestras largas vidas.