17 de agosto de 2014

¿Sabes lo que quiero decir?

Fotografía FM

No sé si decir aquello que he dicho sin saber lo que decir que pasará pronto al olvido por no haberlo dicho con la intención que quería decir, que por no haberlo dicho puede pensarse que lo acabo de decir sin querer haberlo dicho. Y encima igual lo escribo mal para que no se me entienda lo que quiero decir. 

Esta es la sensación que tengo cuando leo cualquier cosa en las llamadas "redes sociales", por no decir ciertos portales de comunicación conocidos y utilizados por todos. Digo leer por referirme a "ver lo que se pone", que es más bien poco en cuanto a lenguaje se refiere. Y encima ponemos que "nos gusta" con el único objeto de demostrar que lo hemos visto. Sí, que lo hemos visto, pero no sé si lo hemos leído. O cuanto menos no sé si nos hemos parado a pensar sobre lo que acabamos de ver. Es tan rápido el mecanismo cerebral empleado en analizar toda la información recibida que dudo mucho sea efectiva en cuanto a sacar alguna conclusión al respecto de lo que se lee o se ve..., y así pasa el tiempo y el espacio entre dichos y diretes, entre videos de gatos y perros haciendo cosas que no son de gatos y perros, de rutas caminantes por lugares desconocidos, de cristos y santos redentores del mal, de niños haciendo de mayores, de exposiciones de parte de nosotros mismos que lanzamos como dogmas de nuestras existencias... en fin no sé, no sé.

Pienso que lo importante no es el tiempo ni el espacio, que es la materia la que cobra entidad en sí misma reclamando un lugar objetivo entre tanta relatividad. Si Einstein viviera retomaría su estudio sobre la teoría de la relatividad dando cabezazos a un lado y a otro hasta encontrarse con algún objeto material que le parase en su vaivén. Al levantarse igual expondría alguna nueva teoría sobre una nueva dimensión... pero la materia, la materia es la materia. Reivindico la materia para volver a encontrarnos con nosotros mismos, para saber dónde estamos. 

Y el paraguas que ya no sirve para parar aguas me ofrece su materia y me inspira en otro instante. Me ayuda rodeado de tanta incertidumbre.



15 de agosto de 2014

Mercuro cromo caducado

Foto FM

Hay a quienes no les cuesta vivir,
a los que la rutina de su existencia
 les hace olvidar que están vivos.

 Y hay quienes para poder vivir
 tienen que arriesgar sus vidas
 continuamente.

Los caramelos, caducados
 permanecían olvidados
 en el cajón del asiento trasero del coche,
 olvidados.
Allí las tijeras infantiles
de tus manos pequeñas
ocupando su espacio material
que no el tiempo,
nuestro tiempo,
ya pasado.

Y mientras, tú en la frontera,
en una frontera a la espera
incierta de un fin cauto,
agazapado
para caer al vació 
agotado de un futuro
incierto.

Tu mirada, tu sonrisa
tu cuerpo desnudo y negro
queriendo decir algo,
algo que no entiendo.

Ya mi herida no cerrada...
ya un mercuro cromo caducado.

Cuándo y a qué comprometeremos nuestras largas vidas.


14 de agosto de 2014

Estrella fugaz

Hemos visto una estrella fugaz enorme cruzar la cara entera de la luna durante tres expectantes segundos. Y además me regalaron unos huevos y unos tomates deliciosos. ¡Qué suerte poder disfrutar con gente encantadora! Bello meteorito para la memoria y bello gesto para el corazón que me inspiran. Gracias.



Fotografías FM