25 de marzo de 2012

La REforma laboral

Fotografía FM

Y seguimos con el tema de la reforma laboral para reorganizar con los recortes los replanteamientos que  lleven a reforzar los retos que requiere la reelección de las redes que conformen la real vida social y política, rechazando los caminos recorridos por recónditos laberintos que reclusos repetidos rehacen en retenes requiriendo reposo al rey retórico para recalcar que rematan reclamos recurrentes y redichos. Todo requetebién y retebueno, reinventado y vuelto a reinventar. Recalco y repito, requiero y reto con los réditos repugnantes recurriendo al rechazo recóndito de respuestas relativas a renuncias responsables. Rezo y rezo, erre que erre. Relaciones y respuestas que reniegan y relinchan rematadamente redactadas.

Sí, la reforma laboral no se sabe muy bien si lleva la acepción de reconstrucción, de movimiento hacia atrás, de intensificación, de oposición y resistencia o negación o inversión del significado simple, como se pretende al utilizar la partícula "re", según la Real Academia de la Lengua Española, para dar forma -no se sabe si buena o mala- a lo laboral. En cualquier caso, se pretende reformar lo irreformable o conformar una nueva forma que nadie sabe cómo va a ser. Cuidémosnos de los reformistas que quieren reformar aquello que ya ha sido reformado una y otra vez y que no ha conformado sino algo que de nuevo hay que reformar y que probablemente jamás quieran reformar porque no interesa. Por si acaso: no a la reforma laboral.