3 de febrero de 2009

Sin respirar

Un instante, sólo un instante para sentir.
"Soy el señor latente que no puede llegar a ser".

No renunciemos. Prefiramos no preferir. No renunciemos de buen ánimo a gozar de lo uno y de lo otro.

Soy el mensajero expulsado del anonimato para vagar
entre algún Dios poeta.

Donde hay espejo hay estadio humano. Quieres verte, pero no te ves. Te buscas, buscas la posición en el espacio en la que el espejo te diga: "estás ahí, y ese eres tú".